miércoles, 8 de febrero de 2012

La experiencia literaria

Hace varias semanas empecé un proyecto totalmente nuevo para mí, con el que he aprendido y disfrutado al máximo.
La experiencia literaria no solo es escribir el libro. Es movilizar a tus amigos, entrar de lleno en una historia, entusiasmarse con ella, vivirla a fondo, preguntar y preguntarse, intentar responder, aceptar, proponer, esforzarse y volver a hacerlo. Y ante todo, nunca perder la ilusión. Con ella por motor, todas horas son pocas.
Han sido días de intenso trabajo y constante búsqueda. De lecturas, entrevistas y correcciones. De largas noches y días cortos.
Y solo puedo decir que me siento orgulloso del resultado final porque, además, he sido arropado por compañeros -y amigos- que también han puesto su granito de arena en este trabajo.
No puedo contar mucho más. Aún quedan decisiones para que el libro salga por la puerta grande, como se merece. Un auténtico amigo literario que verá la luz en un par de meses.
Solo espero que, llegado el momento, disfrutéis tanto leyéndolo -el que quiera hacerlo- como yo lo hice escribiéndolo.

8 comentarios:

Pablo Aparicio Resco dijo...

Me encanta ver la ilusión de los que estamos empezando. Mucha suerte y felicidades!!

Maria Teresa dijo...

Por supuesto, seguro nos gustara muchisimo eres un profesional a pesar de tu juventud. Te deseo muchooooooooooo exito con tu gran proyecto en marcha.

Maria Teresa dijo...

Con toda seguridad nos gustara, eres un profesional a pesar de tu juventud, te vaticino un exito a partir de ya con todos y cada uno de lo que emprendas, mil felicitaciones.

Javi dijo...

Muchas gracias!! :)

Miguel Ángel dijo...

Hace prácticamente dos escasos días, leyendo un ensayo del entrañable Manuel Pimentel sobre el mundo editorial, junto a algunos artículos a cuenta del periplo de Javier Sierra en dar a conocer de primera mano a todos los lectores su última obra, "El Ángel Perdido", reflexionaba precisamente, sobre lo que ahora nos dices con esas bonitas palabras: que escribir no es solamente escribir. Es ante todo y por encima de todo comunicar, y -por ende- vivir. Se trata como reseñabas, de dar a conocer ese enorme trabajo desempeñado a todos los que quieran escucharlo. Y ahí entran ese contacto muchas veces fugaz, otras más íntimo con todos los amigos, compañeros, lectores, conocidos, que conforman esa experiencia única y positiva, que es tan enriquecedora como el propio acto de escribir.
Para mí, es este feed-back el que nos alimenta de nuevo para lanzarse a la aventura de nuevamente ser feliz escribiendo y hacer felices a los demás ;).
Creéme que los agradecidos somos nosotros por tenernos siempre tan presentes en tu día a día. Te deseo el mejor de los éxitos para ese nuevo y ya inseparable amigo que te acompañará todos los días y noches desde su sitio en el estante, y esperando que de vez en cuando -como seguro lo harás ;)- juegues de nuevo con él, reviviendo sus historias para darte nuevo impulso e inspiración.

Espero algún día poder experimentar esas sensaciones que nos hablas, porque siento realmente que es algo que me llena. Por la ilusión, ganas, esfuerzo, trabajo como te decían nuestros amigos ya del twiter ;) eres todo un ejemplo a seguir.

Desde la 'ciberdistancia' me siento afortunado poder compartir contigo y tantos amigos esa ilusión que pones ;)

P.D: ah!, y me estrenado en tu blog, que no había comentado aún. Espero te guste.

Javi dijo...

Vaya comentario, Miguel Ángel!
Sin palabras me dejas... Totalmente de acuerdo contigo! Veo que tenemos cierta empatía ;)
¡Gracias por tus palabras!
Un abrazo!!

Alma dijo...

Me alegro muchísimo por tí, Javi. Te mereces todos los éxitos posibles con este libro.
Sin duda lo leeré con ilusión. Disfruta de tu momento.
Te sigo en twitter :)
Besos.

Cristina-Celery dijo...

Acabo de descubrir tu blog, aunque te conozco por los programas de televisión y radio en los que participas.

Estoy deseando leer tu obra, solo con ver el esfuerzo e ilusión con el que lo has hecho estoy segura de que me gustará =)