martes, 28 de abril de 2009

Resurreccionistas. Los ladrones de cuerpos


Entraban en los cementerios, cavaban, se llevaban el cadáver y vendían su particular mercancía a facultades de medicina o compradores privados.
Posteriormente, vendían aquella particular “mercancía” a las facultades de medicina o a compradores privados que estudiaban aquellos cuerpos o que, en otras ocasiones, hacían montajes para vender a la ciencia y adquirir así cierto renombre como descubridores de nuevas especies...

“Muy pronto surgió el miedo a ser desenterrado, al secuestro de familiares fallecidos para hacerlos protagonistas de disecciones, sumándose este al miedo a ser enterrado vivo...”

Para acceder al artículo, pincha aquí.

Javier Pérez Campos
javier.perez.mp@gmail.com

3 comentarios:

fronxito89 dijo...

Muy de acuerdo con la parte final del blog!!sin los trabajos de estos anatomistas probablemente la anatomía humana no tendria el desarrollo que hoy en día tiene.Y eso, guste o no, se lo debemos a esos investigadores que utilizaban cadaveres que, en muchas ocasiones, eran de procedencia cuanto menos dudosa...

Javi dijo...

Está claro... Era necesario ese sacrificio, aunque las formas de algunos "ladrones" no eran las mejores, aunque en esa época poca gente quería donar su cuerpo a la medicina por lo legal, así que... Al final todos salían ganando (y a la larga, salimos ganando), menos los cadáveres y sus familiares, claro está!
Gracias por leerlo, Alfonso! A lo mejor os toca estudiar a John Hunter en los años que os quedan... Ya me contarás, jaja.

alvaro dijo...

Felicitaciones por este trabajo.Sigue esforzándote y formándote tio ! ;)